Monte Fuji

    monte fuji

    El Monte Fuji (cuyo nombre completo es Fuji-san, que significa literalmente “riqueza, samurái y montaña”) es un volcán dormido ubicado en Japón, el más importante de esta nación. Es reconocido por ser un ícono de la cultura japonesa dese la Antigüedad, lo que lo ha convertido en fuente de inspiración para muchos artistas y un gran centro turístico. Esto, a su vez, le dio el reconocimiento como Patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2013.

    ¿Dónde está el Monte Fuji?

    El monte Fuji se encuentra en la parte central de Japón, concretamente en la Prefectura de Shizuoka, en la isla de Honshu, al oeste de Tokio. Sus coordenadas son 35°21′45″N 138°43′50″E.

    Este volcán se divide históricamente en tres fases: el Komitake, el Antiguo Fuji y el Nuevo Fuji. El Komitake es la etapa más antigua y duradera con más de 60 000 años desde la creación del volcán hasta hace 9 000 años. Después, el Antiguo Fuji fue un período de inactividad de 4 000 años. Y, por último, el Nuevo Fuji es la etapa actual, la cual ha durado más de 5 000 años.

    ¿Qué características tiene?

    • Tipo de volcán: Estratovolcán.
    • Composición: Basalto.
    • Ciudades cercanas: Fuji-goko, Hakone, Gotenba, Fujinomiya.
    • Potencial de amenaza: Bajo.
    • Elevación: 3 776 metros.
    • Primera erupción estimada: Hace 70 000 años aproximadamente.
    • Última erupción registrada: 1707.
    • Primera ascensión: 663.

    Erupciones y actividad

    Aunque se encuentra dormido, el Monte Fuji se considera parcialmente activo pero con muy pocas probabilidades de hacer erupción. Actualmente no se han registrado víctimas a causa de la actividad del volcán, aunque se piensa que en la erupción del año 864 perecieron algunas personas; más adelante hablaremos al respecto.

    La primera erupción estimada fue hace 70 000 años aproximadamente, la que se piensa que tuvo lugar junto con la formación del volcán, no obstante, la primera erupción confirmada ocurrió en el año 8540 a.C. Se calculan un total de 67 erupciones desde la formación del coloso hasta la fecha.

    Las erupciones del Monte Fuji no suelen rebasar el nivel 3 de índice de explosividad, no obstante, ha habido dos de nivel 4 y tres de nivel 5; las primeras en los años 1030 a. C. y 800 d. C., y las segundas en el 1350 a. C., 930 a. C. y 1707 d. C. De ésta última hablaremos más adelante.

    Erupciones importantes

    Existen dos erupciones especialmente relevantes: la de 864 y la de 1707. La primera debido a la gran cantidad de lava que expulsó y a la destrucción que causó, y la segunda por su alto índice de explosividad y la cantidad de cenizas que arrojó.

    En el período Henian, específicamente en el año 864 d. C., se produjo una erupción de nivel 3 en el índice de explosividad. Dicha erupción arrojo grandes cantidades de lava que desembocaron en lago Senoumi, el cual se dividió en dos después de que la lava se solidificara. Si bien no se puede confirmar ninguna muerte con total certeza, existen anécdotas que testifican la destrucción de viviendas y el fallecimiento de bastante gente.

    Poco menos de 1000 años después, en 1707, se produjo un terremoto de 8.6 en la escala de Richter, uno de los más devastadores en la historia de esta nación con más de 5 000 víctimas. 49 días después del terremoto tuvo lugar una violenta erupción de nivel 5 en el Monte Fuji. Esta erupción es conocida como la “gran erupción de Hōei”, debido a que el terremoto que ocurrió días antes (el cual lleva el mismo nombre) fue la causa de este segundo siniestro.

    Se estima que la erupción de Hōei expulsó alrededor de 800 millones de metros cúbicos de ceniza. Afortunadamente no se registró ninguna muerte a causa de esto, aunque las comunidades afectadas sintieron los estragos del fenómeno hasta mediados del año siguiente.

    El Monte Fuji y la cultura japonesa

    El Monte Fuji ha sido considerado sagrado desde la antigüedad por varias denominaciones religiosas de Japón, entre ellas el sintoísmo y el budismo. Muestra de ello son los numerosos santuarios construidos en las faldas del volcán.

    En 1630 se fundó la hermandad Hasegawa Takematsu, una de las primeras con el propósito de rendirle culto al Monte. En el siglo XX surgieron sectas más radicales con este mismo propósito, como la Fuji-Goho y la Fuji-Kyo, fundadas en 1946 y 1948, respectivamente.

    Por otra parte, el volcán también ha tenido un gran impacto en el arte japonés. Ha sido el centro de muchas obras tanto literarias como gráficas, desde poemas hasta películas. Algunos de los artistas más destacados son Katsushika Hokusai, Hiroshige y Kokei Kobayashi, todos ellos pintores.

    Por último, cabe señalar que el Monte Fuji junto el Parque nacional de Fuji-Hakone-Izu fueron reconocidos como patrimonio de la humanidad en junio de 2013, no sin haber sido rechazados por la Unesco seis años antes.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *