Erupciones Plinianas

Erupciones Plinianas

Las más grandes y violentas de todos los tipos de erupciones volcánicas son las llamadas erupciones plinianas. Son causadas por la fragmentación del magma con gases, y por lo general se asocian con magmas muy viscosos (dacita y riolita). Liberan enormes cantidades de energía y crear columnas de erupción de gases y cenizas que pueden elevarse hasta 50 km de altura a una velocidad de cientos de metros por segundo. Las cenizas de una columna de erupción puede desplazarse y quemar a cientos de kilometros de distancia del volcán. Las columnas de erupción se forman por lo general como un hongo (similar a una explosión nuclear) o un árbol de pino italiano; Plinio el Joven, un historiador romano, hizo la comparación durante la visualización de la erupción el año 79 del Vesubio, así el por qué de su nombre.

Las erupciones plinianas son extremadamente destructivas, incluso puede destruir toda la parte superior de una montaña, como ocurrió en el Monte St. Helens en 1980. Pueden producir caídas de ceniza, escoria y lava a kilometros del volcán, y las corrientes de lava que arrojan pueden arrasar bosques , despojar el suelo de lecho de roca y destruir cualquier cosa en su camino. Estas erupciones son a menudo fulminantes, después de la cuales la cámara de magma se vacía por lo que pueden posteriormente entrar en un período de inactividad.