Volcán Llaima

    volcan llaima chile

    ¡Prominente, Impresionante, Majestuoso! Son algunas de los calificativos usados por infinidad de personas para describir esta maravilla natural. El volcán Llaima es uno de los volcanes activos de mayor dimensión, ubicado al sur de los andes chilenos.

    Es una de las principales razones de visita al Parque Nacional Conguillío que mantiene a lugareños y turistas atentos. A lo largo de esta información analizaremos algunos datos interesantes del volcán que te dejaran sorprendido.

    De dónde proviene el nombre: Llaima

    Dicho nombre sería el sinónimo de zanja, aunque también aseguran que significa resucitado o viudo. Llaima, viene de los indígenas que poblaban la zona conocidos como mapuches, siendo su lengua materna el mapudungun.

    Existen fuertes discrepancias sobre el significado original de su nombre.

    Lo que no podemos negar es lo singular de Llaima, nombre propio que lo hace aún sentir más especial.

    Dimensiones del volcán Llaima

    Su altitud 3.125 kilómetros sobre el nivel del mar, lo hace sobresalir como volcán histórico con actividad permanente de Sudamérica. Dimensiones con amplitud de área de 400 kilómetros cuadrados por 400 kilómetros cúbicos de volumen en masa aproximadamente.

    La cumbre ubicada al norte del volcán exhibe un cráter permanentemente abierto con más de 300 metros de profundidad y 350 metros de diámetro. Dicho cráter comenzó su actividad de emisión de gases y vapores desde 1994, siendo visiblemente notorio todo el año.

    Uno de los destinos más exóticos

    El recorrido hasta la cúspide fue realizado por primera vez en 1.909 según el registro histórico. Hasta el día de hoy lo siguen visitando personas de origen internacional para hacer el recorrido volcánico que marcará sus vidas.

    El ascenso cambia de forma radical dependiendo de la estación climática del año en la que se encuentre. Pero en invierno llega a ser todo un reto, con necesidad de equipamiento especial de excursionismo y señalización.

    Componentes del suelo volcánico

    El Llaima destaca por sus componentes mixtos, calderas cubiertas y formaciones por flujos de lava llamados basálticos y andesíticos. Los investigadores Naranjo y Moreno en 1991 registraron, flujos piroclásticos andesíticos, dacítica y depósitos de pómez en caída.

    Actividad permanente del Volcán Llaima

    La causa de la actividad permanente de este tipo de volcanes se debe a su procedencia denominada estrato-volcánica.

    Los volcanes del tipo mixto se componen por lavas y depósitos de productos piroclásticos de gases y sólidos constantes.

    Llaima pertenece a los 4 volcanes con mayor actividad de Sudamérica. Los científicos siguen atentos a sus actividades por sus registros eruptivos entre 1940 hasta 2009 ocasionando flujo piroclástico continuo.

    Un nuevo episodio eruptivo comenzó en Llaima el 1 de julio de 2008, cuando se vio un flujo de lava moviéndose por el flanco oeste y esporádicas explosiones de ceniza originadas en la zona de la cumbre.

    La actividad continuó durante la mayor parte de julio, pero después de un episodio de actividad estromboliana el 26 y 27 de julio, los científicos del Observatorio Volcanológico de los Andes Meridionales (OVDAS) del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (SERNAGEOMIN) sólo informaron sobre emisiones de fumarolas.

    Explosiones adicionales de ceniza comenzaron en la segunda mitad de agosto antes de que el volcán se apagara de nuevo después del 3 de septiembre

    Peligros latentes de erupción del volcán

    Aunque el paisaje que podemos observar gracias a este volcán es una hermosa contribución al constante turismo chileno, no se debe dejar a un lado el hecho de que este tipo de volcanes activos puede llegar a causar graves pérdidas al explotar.

    Las autoridades han establecido que la explosión de 1.876 abarcó una vasta área dejando pérdidas inmensas. Más de 100 kilómetros en contorno fueron afectados, destruidos y tapeados por lava. Además, la cantidad de personas que murieron abrazadas por la lava o asfixiadas por las cenizas, aún no es clara.

    Por tratarse de un volcán activo puede hacer erupción en cualquier momento, se les considera un peligro latente. Sin embargo, la alerta permanente del volcán no aleja la visita de personas que anualmente asisten disfrutando sus alrededores.

    El 11 de diciembre de 2008 dos pequeñas avalanchas de escombros descendieron por el flanco oeste a través de un canal de hielo.

    La actividad fumárica aumentó gradualmente después de mediados de diciembre; el 22 de diciembre hubo dos débiles emisiones de cenizas.

    El 3 de enero de 2009 las dos cámaras de vigilancia captaron un total de 37 explosiones freatomagmáticas durante unas 14 horas; las columnas de gases se elevaron 100 m antes de desconectarse de su fuente.

    Las emisiones procedían de tres puntos distintos dentro del cono. En dos ocasiones, salpicaduras de lava impactaron en la pendiente del cráter y en su base. Las caídas de rocas también descendieron por el flanco SE del cono de Pichillaima, la cumbre secundaria de Llaima.

    Llaima: Un increíble volcán que debes conocer

    Por sus características volcánicas y su paisaje tan único, debes colocarlo en tu lista de sitios por conocer. ¡No te arrepentirás! Pero siempre ten en cuenta que debes tomar las medidas necesarias para disfrutar de esta gran experiencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *